Propósitos de año nuevo

Cuando se aproxima la fecha de Año Nuevo, como cada año, pensamos en los nuevos propósitos que queremos cumplir. Y como cada año, nos afirmamos una y otra vez: “este año sí que sí voy a ir al gimnasio”, “este año dejo de fumar”, “este año me voy a cuidar más”….Y aunque cada año estamos convencidos de que lo vamos a cumplir, acabamos teniendo los mismos propósitos cada Navidad porque nunca los cumplimos.

¿Y por qué? ¿Por qué al finalizar el año estamos tan convencidos y al empezarlo esa convicción se acaba desvaneciendo?

El cumplirlos o no tiene que ver con diferentes aspectos:

Los objetivos que nos planteemos tienen que ser claros y concretos: no es lo mismo decir este año me cuido más a, a partir del 15 de Enero quiero cuidar mi salud incluyendo 5 piezas de frutas y verduras diarias. Sino..¿qué es cuidarse más? Tenemos que definir bien qué conductas queremos realizar.

Realistas: cada año nos engañamos a nosotros mismos proponiendo cosas como: “este año voy a ir al gimnasio 5 días a la semana” cuando llevas 10 años sin hacer ejercicio físico. Proponiéndonos un objetivo tan alto, es más difícil de cumplir. Tienen que ir acorde con la situación que tenemos en la actualidad.

Individualizado: cada persona tenemos nuestros objetivos a seguir, pero caemos siempre en la trampa de proponernos los que podemos llamar “típicos”, como por ejemplo: “cuando comience el año me pongo a dieta”. Tenemos que plantearnos si realmente es un objetivo que nosotros queremos seguir o simplemente, es un propósito que “hay que hacer”. Si buscamos propósitos que nosotros realmente queremos conseguir, la motivación será más alta, por lo que tendremos más posibilidades de éxito.

El abandono de un propósito no significa el abandono del objetivo. Para alcanzar la meta propuesta tenemos diferentes caminos para conseguirlos. Quizás no nos hemos propuesto el camino adecuado, pero podemos seguir luchando por conseguirlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.