Adultos.

Ansiedad

La ansiedad es un síntoma que se manifiesta a veces de forma inesperada en nuestro cuerpo, y es que este nos manda señales en forma de sensaciones de ansiedad, advirtiendo que llevamos manteniendo un alto grado de estrés durante un tiempo prolongado, o que lo hemos mantenido en el pasado por una situación negativa. La ansiedad también se manifiesta en forma de sensaciones de descontrol, preocupación, nerviosismo, impresión de volverse loco/a…miedos irracionales, obsesiones, etc. Esto impide podernos enfrentar a nuestra vida diaria.

Baja autoestima

Determinadas vivencias, e incluso formas negativas de tratarnos a nosotros mismos hace que nuestra autoestima se vea afectada. Nos sentimos con dificultad para afrontar los problemas, nos culpamos constantemente de nuestros errores, tenemos un sentimiento de inferioridad frente a las personas que nos rodean. Cuando no recuperamos la autoestima hace que nos mostremos incapaces de tomar decisiones, afrontar las dificultades o coger las riendas de nuestra vida.

Baja autoestima

Determinadas vivencias, e incluso formas negativas de tratarnos a nosotros mismos hace que nuestra autoestima se vea afectada. Nos sentimos con dificultad para afrontar los problemas, nos culpamos constantemente de nuestros errores, tenemos un sentimiento de inferioridad frente a las personas que nos rodean. Cuando no recuperamos la autoestima hace que nos mostremos incapaces de tomar decisiones, afrontar las dificultades o coger las riendas de nuestra vida.

Depresión

La Depresión no implica simplemente tristeza, sino que incluye muchos otros sentimientos, pensamientos y comportamientos que impiden vivir de una forma feliz y satisfactoria. Los síntomas más característicos son: preocupación por pequeñas dificultades de la vida diaria, falta de concentración, culpabilidad, pérdida de interés por lo que nos rodea , incapacidad para disfrutar, dificultades en el sueño, e incluso en algunos casos pensamientos suicidas.
Ante estos síntomas es importante tratarlos cuanto antes ya que si se mantienen en el tiempo, comenzamos a adquirir malos hábitos que hacen que el trastorno se agrave.

Fobias y miedos

Tras una mala experiencia, la persona adquiere un miedo intenso aprendido que hace que comience a limitar su vida, impidiéndole realizar actividades cotidianas. Comienza evitando pequeñas situaciones relacionadas con el miedo, hasta que se generaliza a otras situaciones que inicialmente no estaban relacionadas. Los síntomas que presentan las personas con Fobias son nerviosismo intenso, alerta constante, negatividad y temor desproporcionado ante algo que inicialmente no es peligros para nuestra vida, ni para la de los demás. La persona se ve incapaz de superarlo. Las fobias más comunes son, a la oscuridad, a determinados animales que consideramos peligrosos, situaciones sociales, miedo al atragantamiento, miedo a conducir el coche,…etc.

Fobias y miedos

Tras una mala experiencia, la persona adquiere un miedo intenso aprendido que hace que comience a limitar su vida, impidiéndole realizar actividades cotidianas. Comienza evitando pequeñas situaciones relacionadas con el miedo, hasta que se generaliza a otras situaciones que inicialmente no estaban relacionadas. Los síntomas que presentan las personas con Fobias son nerviosismo intenso, alerta constante, negatividad y temor desproporcionado ante algo que inicialmente no es peligros para nuestra vida, ni para la de los demás. La persona se ve incapaz de superarlo. Las fobias más comunes son, a la oscuridad, a determinados animales que consideramos peligrosos, situaciones sociales, miedo al atragantamiento, miedo a conducir el coche,…etc.